“Virus tropical” de Santiago Caicedo y Powerpaola.

“Virus tropical” de Santiago Caicedo y Powerpaola.

NUESTRO REFLEJO EN UNA GOTA DE TINTA

Se estrena en la selección Generation de la 68º. Berlinale un estupendo largometraje colombiano de animación basado en las novelas gráficas de Powerpaola: Virus tropical (dirigida por Santiago Caicedo y Paola Gaviria, “Powerpaola”, y producida por Carolina Barrera), una cinta que tras su presencia en Berlín estará en el 58º. Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, el FICCI.

En Colombia mucha tinta ha corrido bajo el puente desde las películas pioneras de Fernando Laverde (que trabajaba con ‘stop motion’, así que en su caso la tinta era la que usaba para colorear los hermosos personajes y decorados que animaba cuadro a cuadro). Si hacer cine en Colombia ha sido una labor de emprendedores y poetas, hacer cine de animación ha sido una tarea de verdaderos quijotes. La obra cinematográfica de Laverde que se inicia a finales de los años setentas estuvo acompañada por una constante actividad publicitaria encabezada por Nelson Ramírez, con pequeñas piezas que se servían de dibujos y acetatos para vender automóviles y la madera de Pizano S.A., entre otros productos. Cuñas publicitarias para las que se crearon personajes memorables como “Renault 4, El amigo fiel”, y el “Mano Gorgojo”. Tras esos primeros largometrajes y piezas comerciales, vino el trabajo de Carlos Santa, Cecilia Traslaviña, Jairo Eduardo Carrillo y Óscar Andrade, entre muchos otros. En el año 2017 se estrenó El libro de Lila (de la caleña Marcela Rincón), una animación de aventuras y fantasía, de un grupo de artistas que también crearon para la televisión pública la serie infantil Guillermina y Candelario (RTVC. Señal Colombia), una obra transmedia que ha obtenido varios premios internacionales(1).

A través de los años, con los avances tecnológicos la dificultad para producir audiovisuales de animación se ha reducido y la televisión y la Internet se han convertido en las pantallas privilegiadas para un grupo variopinto de trabajos que se renuevan constantemente, pero aún así no se ha desarrollado en Colombia nada parecido a un emprendimiento empresarial o artístico de largo aliento dirigido a salas de cine. Parte de los recursos requeridos para el filme Virus tropical, una cinta que se realizó a lo largo de cinco años, se obtuvo con un ejercicio de ‘crowdfunding’ y con un premio del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico de Colombia (FDC). Esta dificultad para la creación de largometrajes de animación en Colombia es otra de las razones por las que el estreno de Virus tropical en el Festival Internacional de Cine de Berlín es una noticia extraordinaria.

Mientras que el cine de animación en Colombia está compuesto por solitarias golondrinas, el desarrollo de las novelas gráficas y los libros ilustrados para lectores de todas las edades ha crecido y está conquistando un lugar en el mundo. Artistas como Ivar Da Coll (creador de la colección Chigüiro y de “Tengo miedo”, entre otros) y editoras como María Osorio han creado un mundo propio, universalmente humano y profundamente enraizado en las realidades y territorios colombianos. Títulos como “Eloísa y los bichos” de Jairo Buitrago y Rafael Yockteng, se han traducido a una decena de idiomas y se han vendido con éxito en países cercanos como México y las naciones centroamericanas, o en lugares tan distantes como Corea y Japón. Esos pasos de tinta han recorrido el mundo.

La artista plástica, historietista e ilustradora Powerpaola (Paola Gaviria), es una de las representantes de ese movimiento editorial y “Virus tropical”, sus novelas gráficas, son un viaje autobiográfico que se inicia en la cama matrimonial de una mujer corajuda y de un paisa(2) conservador que abandonó el sacerdocio. La historia del filme comienza en Quito durante la concepción de la protagonista en una noche lluviosa, y concluye en Cali, en medio del trópico. Ese relato es el de la vida de una mujer que se descubre en las mujeres que la rodean, y que crece con los temores y las alegrías de muchas jóvenes del mundo. La honestidad, el sentido del humor, la trémula belleza del trazo, y la compleja humanidad de cada uno de los personajes hacen de esta película un filme único en la historia del cine colombiano, y en lo que esta cinematografía puede proponer al público del mundo. Sin importar el sexo o la nacionalidad, todos los espectadores y los lectores de Virus tropical se verán reflejados en esas gotas de tinta.

Ojalá que tras su estreno en la Berlinale, uno de los mejores festivales internacionales de cine, Virus tropical encuentre en otros festivales, en los teatros del mundo, y entre los colombianos todo el público que su belleza e inteligencia merece.

 

Julián David Correa.

 

 

NOTAS:

(1) Para una historia del cine de animación en Colombia, ver: http://geografiavirtual.com/2014/08/historia-cine-animacion-colombia/

(2) Paisa: gentilicio de las personas nacidas en los departamentos de Antioquia y los que conforman el eje cafetero de Colombia.

 

.

 

¡Comparta su viaje! ¡Comparta su lectura!

Espacio para sus opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.