Dolores (Tatiana Villacob, 2009)

Dolores” (Tatiana Villacob, 2009. Colombia) from Julián David Correa on Vimeo.

 

UNA HISTORIA QUE SE REPITE Y QUE SIGUE DOLIENDO

Dolores de Tatiana Villacob (2009) es un cortometraje de cuidada técnica: bellos encuadres, un sonido bien registrado, una musica precisa. Sobre este, su primer corto en cine, la joven Tatiana Villacob relata la sinopsis: “Esta historia transcurre en el año de 1953 en San Jacinto, Bolívar. Dolores Salinas, una mujer de 60 años se gana la vida como rezandera en los velorios y funerales de los muertos del partido Conservador, hasta que se enfrenta a la realidad de recibir el cadáver de su hijo, un liberal al que no puede enterrar.”

Las referencias que se encuentran en Dolores son evidentes e inevitables: las múltiples imágenes e historias de la Violencia colombiana[1], las plañideras y los alabaos[2] y la recordada Antígona de Sófocles. Para muchos navegantes del Internet, Dolores con sus paisajes de la sabana de Bolívar en Colombia, podrá verse como parte de un mundo exótico, pero la verdad es que su historia se repite sin cesar desde que el hombre y la mujer existen, y desde la humanidad inventó leyes para la vida y para la muerte. Una mujer sola que no puede enterrar a su hijo, porque el hijo ha roto las imposiciones de los poderosos de su ciudad, es una historia que suena conocida en todo el mundo.

¿Por qué recordar un filme que se parece a tantas otras historias? El primer motivo para que este filme que resulta evocador a colombianos y extranjeros haga parte de esta pequeña selección es precisamente ese: que este corto ha convocado un arquetipo de la humanidad y con ello ha hecho universal una experiencia colombiana que se repetía en los años cincuentas, pero que todavía se repite en las guerras de nuevos nombres que siguen corroyendo al país. Aunque La cerca (http://geografiavirtual.com/la-cerca-ruben-mendoza-2004/) y Dolores son películas muy diferentes en todo sentido, ambas comparten el hecho de inspirarse en la violencia de los años cincuentas y en haber encontrado una perspectiva universal para un fenómeno reiterado en la historia de las artes colombianas, esa es una razón para recordar ambas obras.

Otro motivo para no olvidar este corto, es que muestra paisajes y sonidos de Colombia que no son frecuentes en la historia del cine nacional. Es verdad que la guerra entre conservadores y liberales existió en casi todo el territorio, y que la transición de planos entre el final del funeral, la pilada del maíz y la virgen católica podrían representar a otras regiones del país, pero esas imágenes combinadas con ese ambiente y clima, y con esa tierra y esos acentos, solo pueden existir en las sabanas caribeñas de Colombia, una región poco vista en las grandes pantallas del cine nacional.

Es un acierto en el corto de Tatiana Villacob su búsqueda de lo local y cotidiano en medio de una gran tragedia (sus planos, su música, los detalles de la dirección de arte), y es poco frecuente en el cine colombiano el hecho de que un corto se narre desde la perspectiva de una mujer (Dolores, en este caso). Es importante el protagonismo de la perspectiva femenina, tanto en el personaje como en la directora y guionista[3]. En una primera mirada de Dolores, resulta atractivo el que este trabajo pertenezca a una mujer colombiana, aunque ese solo hecho no sería suficiente para recordar esta obra. Este cortometraje existe más allá de sexos y de contextos, con lo que de nuevo el mayor valor de este trabajo es el de trascender lo inmediato, aunque en su sencillez esté cargado de inmediateces y cotidianidades. Dolores es un filme que atrae las miradas en cualquier lugar en el que el amor por un hijo exista, y en el que un ser humano tenga que luchar día a día contra reglas que no comprende y que en el fondo no respeta.

Por diferentes razones, Dolores de Tatiana Villacob (2009) es otro cortometraje que vale la pena recordar en el cine colombiano e incluir en esta pequeña colección de Geografía Virtual. Gracias a Tatiana Villacob por autorizar la publicación de su corto en esta página, y por haber empezado a narrar el mundo desde su propio punto de vista.

 

 


[1] Violencia: Guerra civil no declarada entre los partidos Liberal y Conservador en los años cincuentas de Colombia.

[2] Alabaos: Cantos fúnebres del Pacífico que en formas menores se repiten en otras zonas colombianas de población con sangre negra.

[3] Sobre el tema de las mujeres en el cine colombiano vale la pena leer, entre otras investigaciones, la que realizó Diana Osorio y que en una versión breve se publicó en Cuadernos de Cine Colombiano – Nueva época. No. 1. Ed. Cinemateca Distrital de Bogotá, 2003. www.cinematecadistrital.gov.co  

 

.

Este cortometraje se publicó en la página www.geografiavirtual.com con expresa autorización de su creadora.

.

 

¡Comparta su viaje! ¡Comparta su lectura!

Espacio para sus opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *