“The Master” de Paul Thomas Anderson

“The Master” de Paul Thomas Anderson

The Master Afiche THE MASTER

A primera vista, la impresión es que esta extraña película que no tiene moraleja y que recuerda a tantos mesías religiosos y políticos, no tiene motivos para caer bien en los Estados Unidos. Los personajes son bizarros y la historia es oscura, la música contribuye a la desazón constante, con cuerdas y percusión menor que elude las melodías, y con una banda sonora que acompaña con constantes silencios la acción de personajes en los que la violencia es más frecuente que la redención. La taquilla confirma esa impresión: el filme costó 30 millones y en los EEUU hizo menos de 5. Es seguro que nadie esperaba una recaudación mayor, a pesar de las extraordinarias actuaciones y del retorcido y bien construido guión. La cinta tuvo poca taquilla, pero en premios y crítica recibió una larga lista de recomendaciones que incluyen tres nominaciones a los Oscar, y en Venecia el premio FIPRESCI y los premios a mejor director (Paul Thomas Anderson, el realizador de Magnolia y There Will Be Blood) y a mejores actores protagónicos (Copa Volpi: Joaquin Phoenix y Philip Seymour Hoffman). La música, que no recibió premios pero los merece, la compuso en su mayoría Jonny Greenwood de la banda de rock alternativo, Radiohead. The Master es una sorpresa, una cinta al final de la cual queda un poso de amargura y confusión, la sensación de que con guerras o sin ellas, todos estamos como las moscas, golpeando el cristal, a la espera de algo que le de sentido al vacío que hoy tenemos y a la luz que buscamos más allá de nuestros días.

Imagen: afiche de la película

 

¡Comparta su viaje! ¡Comparta su lectura!

Espacio para sus opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *